Feria AVM Madrid 2016

Siempre es una buena noticia que el hi-end en España se muestre, aunque sea tímidamente. De hecho, yo diría que es casi un acontecimiento, y es una buena noticia porque beneficia a todo el mundo: profesionales y aficionados barra potenciales clientes. Además, por la salud del futuro de nuestra afición en España, este tipo de eventos son necesarios. Son como oxígeno que da aire y soplo al mercado y a todo lo que lo rodea, porque además, desde que desapareciera el SONIMAG, el hueco reservado a este tipo de eventos había quedado un poco huérfano. Quizá sea por celos o por envidia de nuestros vecinos europeos, porque estamos rodeados de países que nos sacan varios cuerpos en cuanto a la salud que muestran a través de los eventos que son capaces de organizar. Ejemplos los tenemos muy claros en Portugal con el AudioShow, o incluso Bélgica con el New Music VIP Days. A pesar de que todavía nos falta mucho para poderlos mirar de tú a tú a nivel de calidad de equipos, cantidad de expositores, y también cantidad de visitantes, el AVME va creciendo poco a poco, lo cual empieza a ser un buen síntoma de recuperación, síntoma de que hay vida.

Pude asistir al evento el jueves por la tarde, (tiempo siempre insuficiente), día en el que se ponía el evento en marcha, y allí pude encontrarme con varios amigos y ex compañeros que allí exponían sus productos. Jakub de RHA, Juan, Eduardo y Jorge de Sarte, Raúl de iCap, Enrique de Gaplasa, Nick de HiFi Mansion, Guzmán de B&W Group… todos ellos me iban comentando sus impresiones sobre la feria y sobre la salud de nuestra afición en España, lo cual está en sintonía con las impresiones que tengo sobre el sector y su situación actual, al tiempo que me iban comentando algunos de los productos que presentaban. Me alegré mucho de ver a empresas, -las más grandes-, las de toda la vida, mostrando sus productos, pero más me alegré de ver pequeñas empresas con buena presencia aquí. Este tipo de cosas son las que hacen que este mercado vaya cogiendo impulso, fortaleza y estabilidad dentro de la línea que hay que marcar y seguir.

Como es lógico, las empresas más grandes son las que más productos pusieron en demostración. De esta forma, Sarte Audio Élite mostró a través de varias salas distintas configuraciones, basadas principalmente en altavoces Wilson Audio. En primer lugar el modelo Yvette, con electrónicas Audio Research, LS28 en preamplificación y Reference 150 SE en amplificación, apoyado por un DAC Esoteric D02X y coronado por el giradiscos Brinkmann Spider más preamplificador de phono Audio Research PH9. El sistema hacía gala de una buena dinámica e imagen tridimensional, aunque en ocasiones se podía notar cierto emborronamiento a niveles de presión sonora elevados, lo cual también era perfectamente comprensible teniendo en cuenta el lugar en el que se demostraba el sistema y la acústica del mismo. El sonido era fácilmente reconocible para quien esté acostumbrado a escuchar esta combinación.

Otro sistema que Sarte Audio Élite puso en liza fue el compuesto por electrónicas Marantz, con el PM10S1 como amplificador integrado y el reproductor de la misma serie, el SA10S1. El amplificador alimentaba las Wilson Audio Sabrina y en este caso, se mantuvieron casi los mismos atributos que mostraba el sistema anterior, aunque éste fuera más modesto. Es decir, tanto la imagen como el cuerpo que era capaz de desarrollar este sistema se encontraba en perfecta sintonía, aunque con un empaque como digo a menor escala. La selección de piezas me pareció especialmente bien escogida en el rato que pasé escuchando el sistema, para mostrar las virtudes y los defectos de este sistema; de entre los temas que eligieron, me gustó especialmente el tema de Louis Armstrong St. James Infirmary (Gambler’s Blues), donde la voz de Armstrong se mostraba, como decía, con cuerpo, presencia y detalle.

No obstante, el equipo principal que demostró el veterano importador valenciano fue el compuesto por las Sonus Faber Cremonese II con el amplificador integrado Devialet Expert 1000 Pro y giradiscos Brinkmann Oasis. Me pareció que con los temas con instrumentos acústicos eran los que hacían destacar especialmente a este equipo, y esta apreciación vino apoyada por el tema Keith Don’t Go de Nils Lofgren y el tema acústico de Hotel California de The Eagles. Por otra parte, el equipo demostró un nivel bastante alto de detalle a través del tema Ghazali de Renaud Garcia-Fons. Por otra parte, hablando sobre el sistema con el “dj” que se encargaba en ese momento de las hacer las demostraciones, me estuvo comentando que las Cremonese II eran uno de los modelos que más interesantes le parecían del catálogo actual de Sonus Faber, lo cual es muy significativo en cuanto al nivel al que llegan estas Sonus Faber.

Recorriendo el resto de la feria, pude encontrarme con alguna novedad más que interesante, y es que en la sala donde exponía B&W, podíamos ver las nuevas y flamantes Nautilus 800D3 de este mismo fabricante, y que yo no había podido ni verlas ni escucharlas hasta ahora. Las que sí había visto eran su hermana menor, la 802D3. Fue en Portugal en el AudioShow de este mismo año. En esta ocasión, me llamó la atención no encontrármelas con una electrónica de ataque de nivel referencia como es la nueva serie 800 D3. No es que con la etapa Rotel RB 1590 con la que estaban sonando el sonido fuera mala o no estuviera a la altura; lo que pasa es que ya sabemos que los altavoces de este nivel se asocian normalmente a electrónicas que son capaces de llevar hasta las últimas consecuencias cajas que son realmente sensibles a la electronicas que las ataca, como sobre el papel son estas nuevas 800D3.

Lo bueno es que ya intuimos que las 800D3 pueden sonar bien incluso con electrónicas más modestas; pero nos hubiera gustado disfrutarlas con nivel de amplificación tope de gama, para unas cajas como éstas, incluso en la misma Classé, (ya que frecuentemente van de la mano). Completando el sistema, tenían en liza el servidor musical Aria, con muy buenas prestaciones, pero también el Trinnov Audio ST2 HiFi, un procesador, ecualizador y corrector de sala estéreo.

Con todo, con el tiempo que tuve disponible para escucharlas, solo pude hacerlo con temas de música clásica, lo cual está muy bien, pero en mi caso pierdo referencias, (aunque ya se sabe lo que son y cómo son las ferias). Las conclusiones serían precipitadas, así que las aquí expuestas no son tal. Con esto dicho, a estos altavoces se los ve lleno de posibilidades, donde los planos estaban bien definidos, donde el sonido se mostraba con buen rango dinámico y tímbricamente muy buenas, con mucho respeto en ese sentido. Vamos que no decepcionaron en absoluto al prestigio ganado durante tantos años.

Como curiosidad, pregunté si las Nautilus originales, (las caracolas como las llamo yo), se seguían fabricando. Y no solo la respuesta fue afirmativa, sino que se pueden personalizar a gusto del consumidor, al igual que las 800D3.

161014-avme-7

En otro orden de cosas, otro sistema que me paré a escuchar fue el compuesto por las Focal-Jm Lab Sopra nº3, las cuales estaban amplificadas por electrónicas Bryston con lector Norma. En esta ocasión, al igual que ocurriría con el anterior sistema con la etapa Rotel, con total seguridad al aficionado le hubiera gustado poder haber escuchado algún modelo de la serie Utopía, a pesar de que seguramente el modelo expuesto tendría características de muy alto nivel. No obstante, creo que lo que le da nivel a una feria es el nivel de los productos dispuestos; esto no quiere decir que habría razones más que de peso para traer este modelo en concreto y no otro, aunque sea de más nivel.

En cuanto al sonido, me hubiera gustado sacar conclusiones con mayor consistencia, o simplemente conclusiones. Digo esto porque el sistema de cine en casa que se exhibía en la sala de al lado invadía irremediablemente el espacio en el que nos encontrábamos, haciendo imposible sacar, ya no conclusiones, sino simplemente alguna idea o pista de cómo sonaba el equipo. Además, por lo visto, los expositores estarán de acuerdo conmigo.

El tiempo se agotaba y yo iba avanzando directamente hacia los últimos rincones del certamen, con lo que pude ver varias cosas que me resultaron positivas. Me gustó especialmente la presencia de pequeños importadores o, al menos, importadores menores que estuvieron presentes en la muestra, y en esto quiero hacer énfasis. Un claro ejemplo es el fabricante de auriculares RHA, que exponían por primera vez en nuestro país, intentando hacerse un merecido hueco dentro de este vasto mercado. En este mismo sentido, también fue una muy agradable sorpresa encontrarme con HiFi Mansion, responsables en España de marcas como Ps Audio, entre otras, y que tanto prestigio tienen sus productos, sobre todo los más recientes. Otra sorpresa igual de agradable fue ver fabricantes prácticamente legendarios representados de forma estable en este país, marcas que personalmente pensaba que actualmente no tenían distribución en España, como es el caso de Parasound, Dreamvision o Klipsch.

A pesar de que faltaron algunos nombres importantes, -el o los motivos los desconozco-, y que de cara al visitante/cliente hubiera sido muy positivo que tuvieran cabida en este certamen, creo que la dirección que está tomando la muestra está siendo la correcta, que tiene muchas cosas que mejorar, pero que del año pasado al actual está dando muestras de seguir un camino ascendente, para beneficio de todos.

161014-avme-43

161014-avme-8

161014-avme-9

161014-avme-11

161014-avme-12

161014-avme-13

161014-avme-15

161014-avme-18

161014-avme-20

161014-avme-26

161014-avme-27

161014-avme-28

161014-avme-29

161014-avme-31

161014-avme-32

161014-avme-33

161014-avme-34

161014-avme-37

161014-avme-40

161014-avme-44

161014-avme-45

161014-avme-46

161014-avme-55

161014-avme-60

161014-avme-61

161014-avme-65

161014-avme-67

161014-avme-68

161014-avme-74

161014-avme-76

161014-avme-77

_161014-avme-38

 

Feria AVM Madrid 2016

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *