AudioShow Lisboa 2016

Es la segunda vez que tengo la oportunidad de acercarme al AudioShow. Es curioso ver el contraste que se produce acudiendo al evento y comparándolo con la situación por la que ha estado pasando el país luso, y por la que sigue pasando. De este fenómeno, se produce otro dato interesante, y es la manera en la que se desarrolla esta muestra. Los equipos allí expuestos por una parte las distintas partes, la afluencia de gente que acude al evento; da gusto ver la afición que se desprende de nuestros vecinos y el ambiente que se vive entre expositores y público; entre cada uno de ellos. Esto, inevitablemente, lleva a superponer fenómenos con hechos, lo que nos da como resultado el termómetro de lo que significa el audio high-end para los lisboetas en particular, para los portugueses en general, y para la comunidad internacional en conjunto.

La exposición se celebró en el mismo lugar que el año pasado: el monumental Pestana Palace de Lisboa. No obstante, las comparaciones del año anterior a éste que yo pueda hacer no pueden llevar a poder tomárselas como hechos irrefutables, primero porque las apreciaciones son mías y yo lo que hago es darlas en estas líneas y entrelíneas, pero también por el hecho de que aquel año decidí centrarme en los dos sistemas más interesantes que se demostraron en las dos salas más grandes del recinto, de manera que pudiese acercar al lector mayores impresiones y a su vez más precisas, mientras que este año he decidido dar una imagen más global del evento, destacando los más importantes sistemas, a mi entender, de la muestra.

De hecho, una cuestión a destacar, y es que el año pasado mi avión sufrió una demora importante, con lo cual llegué al Pestana Palace a media tarde del sábado, cosa que no ocurrió en esta ocasión, así que ya me encontraba entrando al recinto casi desde el principio de ese mismo día, y decidí irme para las salas que ya conocía, donde imaginaba que con seguridad se presentaría, al menos, uno de los equipos más interesantes e imponentes de esta edición: el sistema compuesto principalmente por electrónicas CH Precision y altavoces Stenheim, el cual paso a diseccionar de forma principal:

  • Conjunto analógico RB Turntables Pendulum/Kuzma 4Point/Ikeda Kai
  • Media Player Aurender W20
  • Conversor D/A MSB Select
  • Previo de línea CH Precision L1
  • Previo de phono CH Precision P1
  • Fuente de alimentación para L1 y P1 CH Precision
  • Etapas de potencia monofónicas CH Precision M1
  • Altavoces Stenheim Reference Ultime
  • Acondicionador de Red Gigawatt PC-4 EVO

AudioSHow 2016 Stenheim CHAudioShow 2016 DV UA 30AudioSHow 2016 CHAudioSHow 2016 MSB Selec DACAudioSHow 2016 Stenheim

En cuanto a la descripción del sistema, había algunas cosas que ya conocía porque las había saboreado en ocasiones anteriores, como es el caso del conjunto analógico o el Aurender W20 que ya pude escuchar a mis anchas en Bruselas hace unos años, en Sevilla, y en la edición anterior. Por el contrario, había algunas cosas tan nuevas como sorprendentes, al menos para mí: el increíble DAC MSB Select, de nombre poco glamuroso, pero de un rendimiento sin igual, las electrónicas CH Precision de las cuales me quedé prendado, o los altavoces Reference Ultime de Stenheim que, en síntesis, tienen todo lo que el más exigente audiófilo podría desear para él.

AudioSHow 2016 w20AudioShow 2016 Ant UA 21AudioShow 2016 DV UA 29 RB

Estoy convencido que coherencia significa rendimiento. Cuanta mayor coherencia existe entre componentes, mejor rendimiento sacaremos a cada uno de los elementos que componen y el sistema, y por tanto, mejor sonido obtendremos, y esto ocurre en conjunto con la sala. Ya sabemos lo complicado que es hacer sonar un sistema de reproducción sonora en una sala enorme, y más si es la de un hotel, en la cual conseguir una buena acústica resulta complejo. Esto lo he podido comprobar en otras muestras de la feria y es la razón por la cual conviene ser cautos a la hora de formarnos una impresión de un todo en conjunto o de una pieza en concreto. Sin embargo, este detalle era algo que se había cuidado en este equipo, y se notaba, de manera que aquel conjunto daba muestras de sonar como si no hubiera electrónica, con un ligerísimo emborronamiento en la zona media baja, y muy puntual; por supuesto, a altos niveles de presión sonora. En cualquier caso, este detalle no ocultaba el hecho de que aquél sonido se mostraba natural como la vida misma y a escala natural, con cuerpo, definición y dinámica, tal como lo pude escuchar en el tema I Will Survive de Musica Nuda, mostrando una atmósfera, una imagen tridimensional y una microinformación que envolvía, o Japanese Roots, en donde la sensación de realidad, de concierto en directo era total.

AudioShow Lisboa 2016

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *